Sexualidad en pareja ¿se ve afectada por la cuarentena?

En días de emergencia, nuestro sistema de alerta se activa para enfrentar la amenaza y disminuye el deseo sexual. Esto se traduce en una baja actividad, pero a cambio hay una mayor proximidad, apego y protección con la pareja.

En tiempos de confinamiento por Covid-19, hay dos maneras de mirar y de entender lo que está ocurriendo con la sexualidad de los chilenos. Una tiene que ver con los días previos a la llegada del virus a Chile; y la otra, con la pandemia una vez ya instalada en nuestro país.

Según explica el Dr. Christian Thomas, ginecólogo y Director del Centro de Estudios de la Sexualidad Chile (CESCH), cuando empezamos a tener conocimiento del Coronavirus, pero aún lo veíamos como una experiencia lejana de otros países e incluso rondaba la idea de que se trataba de un invento y que no iba a llegar acá, en esas condiciones desactivamos nuestros sistemas de alerta y activamos más la actividad sexual, porque inconscientemente sentimos que no estaba en jaque la sobrevida, por lo que hubo una tendencia a ‘apegarnos’, en el sentido de buscar afectos, sexo, reconocimiento, vivir en conjunto y pasarlo relativamente bien.

Sexualidad en pareja ¿se ve afectada por la cuarentena?

“Sin embargo, cuando empezó a acercarse la amenaza, a todos -quiéralo o no-, se nos activaron los sistemas de alerta. Y cuando estamos en alerta, producimos cortisol y adrenalina para preparar al cuerpo frente a la amenaza, redistribuyendo la sangre, grasas y respiración, para atacar o huir. Con la producción de adrenalina, la sangre se tiende a ir de los territorios corporales que no tienen importancia para enfrentar la amenaza, entre ellos, los genitales, por tanto, se desactiva el deseo sexual y disminuye la libido, lo que se traduce en una baja actividad y una mayor tendencia a la proximidad, apego y protección con la pareja. Hace millones de años aprendimos que juntos, somos capaces de soportar mejor las amenazas que estando aislados, entonces buscamos más la cercanía que el placer. El deseo sexual solo se activa en condiciones de seguridad”, explica el especialista.

El Dr. Thomas cuenta que entre los pacientes que llegan a su consulta por estos días, observa personas cada vez más ansiosas, que deben recurrir a mecanismos propios para manejar esos cuadros ansiosos. “Con esta amenaza latente del Covid, veo personas más ‘desreguladas’, es decir, más irascibles y reactivas, acompañado de mucha angustia y ansiedad, entonces recurren a herramientas personales para regular esa angustia que aparece. Y ahí, cada uno echa mano a mecanismos muy propios, dependiendo de cómo nos cuidaron cuando éramos pequeños, especialmente, dentro de los primeros cinco años de vida; es lo que se llama la teoría de los apegos. El apego es una forma de calmarnos con un cuidador cuando nos veíamos amenazados. Esos mecanismos quedan grabados en el cuerpo y mente, y los activamos cada vez que estamos en peligro”, explica el especialista.

En ese contexto, el Dr. Thomas afirma que cerca de un 50% a 55% de los chilenos, frente a situaciones como la actual pandemia, logra manejarse bien con herramientas y recursos propios, y en materia de sexualidad, optan más por el apego. Un 20% tiende a aislarse, desconectarse de la pareja, a funcionar por sí mismo y su sexualidad baja a cero, mientras que un 15% tiende a volverse extremadamente emocional, exagera sus demandas para ser apañado y podrían activar un poco más la sexualidad en busca de afecto y protección. Cerca del 10% restante tiene patrones desorganizados para funcionar, por tanto, son impredecibles: pueden buscar mucha actividad sexual o nada, y también otras vías de escape para calmar su ansiedad.

Conoce las Ofertas de productos y se parte del Club Cruz Verde.

Recomendaciones a considerar

El confinamiento es, sin duda, una oportunidad para acercarnos a los nuestros y si con la pareja hay una baja frecuencia y deseo sexual, entender que es normal en situaciones de emergencia.

Destacados

Ya estamos en fase 3 del desarrollo de esta vacuna. El Dr. Miguel O'Ryan, infectólogo y miembro del Comité Asesor de Vacunas Covid-19 del Ministerio de Ciencia y Tecnología, comenta cómo se recluta a los voluntarios para ensayos clínicos y adelanta la fecha probable en que estaría la inmunización.
Con seis meses de pandemia y varios de confinamiento, se espera que algunas personas hayan subido entre 5 y 10 kilos. Así lo señala la nutricionista Verónica Sambra, quien recomienda una dieta hipocalórica para bajar entre 2 a 4 kg al mes.
Con el desconfinamiento gradual, hay quienes temen contagiarse de Covid, dejar su lugar de “seguridad” y rutinas, por lo que evitan salir y sociabilizar, y prefieren seguir en sus hogares. La psicóloga de Cetep, Valentina Gajardo, explica por qué ocurre este síndrome y cómo superarlo.