Uso de Fármacos para el Colesterol

Tratar el colesterol elevado en base a una dieta alimenticia y ejercicios físicos, permite bajarlo en alrededor del 15%.  Pese a su efectividad, este tratamiento puede que no sea suficiente para todas las personas, ya que de acuerdo a lo que señala el Dr. Fernando Lanas, dependerá de los niveles iniciales de colesterol y de los factores de riesgo cardiovascular de cada individuo. Según el cardiólogo, a las personas con riesgo bajo y moderado se les recomienda cambios en el estilo de vida y luego de 2 a 3 meses se evalúa si es necesario agregar tratamiento farmacológico.

Uso de Fármacos para el Colesterol

Conoce las Ofertas de productos y se parte del Club Cruz Verde.

Sin embargo, existe un grupo de pacientes a quienes se les indica iniciar su terapia con medicamentos de manera inmediata. Se trata de aquellas personas con varios factores de riesgo, como por ejemplo: tabaquismo, obesidad, sobrepeso, sedentarismo, hipertensión o diabetes; y a quienes presentan niveles muy elevados de colesterol malo.  “Para aquellos pacientes con enfermedad vascular que necesitan bajar el 50% de sus niveles de colesterol y así disminuir su riesgo cardiovascular, se les indica medicamentos además de cambios en su estilo de vida. Ya que si solo realizan un cambio de conductas lograrían bajar en un 15% los niveles de LDL, por lo tanto, continuarían en riesgo cardiovascular”, comenta.

Mantener el tratamiento

El Dr. Lanas hace hincapié en la importancia de mantener el tratamiento farmacológico una vez normalizado los niveles de colesterol.  “Hay múltiples evidencias de que la mortalidad de los pacientes que cumplen con su tratamiento, corresponde a la mitad de aquellos que no se adhirieron al tratamiento”, advierte.

 El especialista agrega que existe la falsa creencia de que al controlar el colesterol se puede suspender el tratamiento. Al llegar a la meta deseada gracias a los tratamientos para el colesterol -tal como sucede con la diabetes o la hipertensión- se debe mantener la dosis con la cual se logró esa meta. “Debemos ir ajustando la dosis de fármacos, por lo menos una vez al año en pacientes de bajo riesgo”, subraya.

Según el Presidente de la Sociedad Chilena de Hipertensión, otro error habitual de las personas con colesterol elevado, es creer que si toman remedios para bajar sus niveles, no necesitan cuidarse con las comidas. “Los tres pilares son importantes, tanto la actividad física, como la alimentación saludable y los fármacos. Si uno logra un 15% de reducción de colesterol con la dieta y un 30% adicional con el medicamento, suma una reducción total del 45%”, enfatiza.

Por último, el Dr. Lanas agrega que como el colesterol alto no duele y no produce molestias, muchas personas suelen descuidarse al cabo de un año de haber sufrido algún evento cardiovascular. El peligro de esa conducta es que tienen mucho más posibilidades de volver a presentar un episodio similar.

Recuerda que para preservar la salud es fundamental ser constante con los tratamientos.

Destacados

Cómo evitar el nefasto picoteo entre comidas. Con estos snacks preparados en casa, olvídate de aquellos productos pocos saludables y altos en colesterol.
La glicemia elevada favorece un proceso inflamatorio que daña la pared de las arterias del corazón y del cerebro y acelera el proceso de aterosclerosis. De ahí la importancia de mantener los niveles de azúcar controlados, advierte el Dr. Juan Carlos Prieto, presidente de la Sociedad Chilena de Cardiología y Cirugía Cardiovascular.
Despedirse de las carnes rojas para siempre, puede ser muy difícil para algunos. La buena noticia es que existen cortes que no son perjudiciales para la salud. Mauricio Ríos, nutricionista y académico de la Universidad Católica, explica cuáles son buenos y cuáles debieras evitar.