La Cuarentena puede afectar el Ciclo Menstrual

Menstruaciones más cortas o ausencia de regla pueden experimentar las mujeres durante el confinamiento por Covid-19. El Dr. Alejandro Manzur, ginecólogo, explica las causas y da soluciones para este desajuste hormonal.

 

El estrés, los cambios de rutina y de alimentación, y el desorden en los horarios de sueño que se suele experimentar durante los días de cuarentena a causa del nuevo coronavirus, pueden alteran el ciclo hormonal de las mujeres y, por tanto, afectar su ciclo menstrual. Es lo que se ha podido observar en la experiencia clínica ginecológica en este último tiempo.

La Cuarentena puede afectar el Ciclo Menstrual

El Dr. Alejandro Manzur, ginecólogo y presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva (SOCMER) explica que los cambios de hábitos al cual hemos estado sometidos en los últimos meses de encierro hacen que el ciclo circadiano de las hormonas llamadas gonadotropinas -que se secreta en la hipófisis para estimular el ovario-, cambie. “Esto significa que la pulsatilidad o pulsaciones con que se producen la FSH y LH, que son las hormonas que estimulan el crecimiento del folículo y la liberación del óvulo, se modifican. Entonces, una mujer que estaba acostumbrada a tener su ritmo preestablecido -que varía según cada persona-, por ejemplo,  un ciclo de 28 días y ovular el día 14, que de pronto se queda en su casa, empieza a hacer menos ejercicios, con cambios en su alimentación y, además, duerme mal y se desvela, se le desordena  el ritmo circadiano de secreción hormonal, desde el hipotálamo a la hipófisis y de este última al ovario”, señala.

El especialista aclara que este desajuste hormonal hace que los ciclos no tengan la configuración establecida previamente, entonces, la primera fase que es la folicular (proceso de maduración del folículo hasta la ovulación) y que es la más variable, puede alargarse o acortarse, dándose ciclos más distanciados o, por el contrario, muy breves entre menstruación y menstruación. “Luego viene la segunda etapa del ciclo, desde que la mujer ovula hasta que menstrúa, que es la fase lútea, que es fija y dura 14 días. Esta fase también podría verse afectada por defectos como una menor producción de progesterona y podría acortarse. Entonces, una mujer en vez de menstruar a los 14 días de haber ovulado, lo hace a los 10 u 11 días, afectando finalmente el ciclo menstrual, con períodos menos fértiles en caso de querer embarazarse”, asegura.

El ginecólogo advierte que, si se llega a una amenorrea o ausencia de menstruación por la baja de estrógenos o hipoestrogenismo, puede afectar la salud de la mujer. “Esta es la amenorrea por estrés máximo, en que la persona deja de menstruar porque deja de ovular, ya que se encuentra en una condición de ahorrar energía, que la lleva a frenar al máximo la actividad de los ovarios. Esto trae efectos a largo plazo, ya que la ausencia o baja de estrógenos repercute en una baja de calcio en los huesos, las mucosas se resecan, menos protección cardíaca; tiene todos los efectos y síntomas de una menopausia, pero transitoria”, indica.

¿Cómo lograr el equilibrio para no afectar el ciclo menstrual?

Mantener la calma interna y seguir una vida saludable, son los mejores aliados para que tus ciclos menstruales sigan normales. Si tuviste algún desorden, no entrar en pánico, porque hay tratamiento y solución.

Destacados

Ya estamos en fase 3 del desarrollo de esta vacuna. El Dr. Miguel O'Ryan, infectólogo y miembro del Comité Asesor de Vacunas Covid-19 del Ministerio de Ciencia y Tecnología, comenta cómo se recluta a los voluntarios para ensayos clínicos y adelanta la fecha probable en que estaría la inmunización.
Con seis meses de pandemia y varios de confinamiento, se espera que algunas personas hayan subido entre 5 y 10 kilos. Así lo señala la nutricionista Verónica Sambra, quien recomienda una dieta hipocalórica para bajar entre 2 a 4 kg al mes.
Con el desconfinamiento gradual, hay quienes temen contagiarse de Covid, dejar su lugar de “seguridad” y rutinas, por lo que evitan salir y sociabilizar, y prefieren seguir en sus hogares. La psicóloga de Cetep, Valentina Gajardo, explica por qué ocurre este síndrome y cómo superarlo.