Colesterol Alto: estos son los cambios que debes hacer

Realizar actividad física, adoptar una dieta balanceada y baja en calorías y mantener un peso de acuerdo a la talla, son algunos cambios necesarios. Revisa las recomendaciones del Dr. Fernando Lanas, presidente de la Sociedad Chilena de Hipertensión.

A más de alguien le ha ocurrido que en el chequeo médico preventivo, el perfil lipídico indicó colesterol alto o dislipidemia. El hallazgo no es menor, pues se trata de un factor de riesgo asociado a las principales causas de muerte, como los infartos cardiacos y cerebrales.

Según explica el profesional, el colesterol alto se diagnostica si el nivel del llamado “colesterol malo” (LDL) sobrepasa un umbral que dependerá de los antecedentes de cada paciente. Existen tres niveles de riesgo y para cada uno se considera un umbral máximo de LDL.

Colesterol Alto: estos son los cambios que debes hacer
  • 70 o más mg/dl LDL para pacientes de alto riesgo: son aquellos que han sufrido un infarto o accidente vascular, por lo que la exigencia es mayor.
  • 100 o más mg/dl LDL para pacientes de riesgo intermedio: personas fumadoras, obesas, con sobrepeso o con familiares que han sufrido eventos cardiovasculares.
  • 130 o más mg/dl LDL para personas de riesgo menor: para pacientes con buenas condiciones de salud y que no presentan ninguno de los anteriores factores de riesgo.

Cambios a adoptar

  • Adiós vida sedentaria: La práctica regular de actividad física es un cambio esencial para lograr reducir el LDL y los triglicéridos en el perfil lipídico, pues el esfuerzo físico consume estas “grasas malas” en el organismo. “Se debe realizar al menos 150 minutos semanales de ejercicio físico, pero si se puede más es ideal”, enfatiza el Dr. Fernando Lanas.
  • Dieta equilibrada y menos calorías: Evitar alimentos con alto contenido de grasa, como lácteos enteros y carnes grasas, así como azúcares refinadas es un cambio importante que debemos implementar en la dieta.Así también, se deben privilegiar frutas, verduras, legumbres, pescado y frutos secos, alimentos naturales que, por su alto contenido de fibra y otros componentes saludables, contribuyen a regular el colesterol en la sangre. Además, el presidente de la Sociedad Chilena de Hipertensión pone el acento en la reducción calórica, la que también es una aliada para estabilizar el perfil lipídico. “Las grasas aportan muchas más calorías que las proteínas y los hidratos de carbono. Una dieta equilibrada y restringida en calorías ayuda a bajar el colesterol”, asegura.
  • Bajar de peso: “Es una tarea difícil para algunas personas, pero se puede alcanzar si se combinan los cambios más indicados para bajar el colesterol, como lo son una dieta equilibrada y baja en calorías, junto a la práctica regular de ejercicio físico”, afirma el Dr. Lanas. Y el profesional añade: “Al normalizar el peso, que se ajuste a la talla, también evitamos un factor de riesgo como la obesidad, el que está asociado a infarto cardiaco e infarto cerebral, que son las principales causas de muerte en Chile”.

¿En que casos se requieren medicamentos para reducir el colesterol?

  • En pacientes que han tenido un evento cardiovascular.
  • En pacientes que no han logrado reducir el colesterol alto luego de 6 meses de una dieta balanceada, baja en calorías y con actividad física regular.
  • Niveles de colesterol muy altos.

Recuerda que el colesterol alto, o dislipidemia, es un exceso de grasas dañinas para la salud y es un factor de riesgo asociado a infartos cardíacos y cerebrales. 

Destacados

Cómo evitar el nefasto picoteo entre comidas. Con estos snacks preparados en casa, olvídate de aquellos productos pocos saludables y altos en colesterol.
La glicemia elevada favorece un proceso inflamatorio que daña la pared de las arterias del corazón y del cerebro y acelera el proceso de aterosclerosis. De ahí la importancia de mantener los niveles de azúcar controlados, advierte el Dr. Juan Carlos Prieto, presidente de la Sociedad Chilena de Cardiología y Cirugía Cardiovascular.
Despedirse de las carnes rojas para siempre, puede ser muy difícil para algunos. La buena noticia es que existen cortes que no son perjudiciales para la salud. Mauricio Ríos, nutricionista y académico de la Universidad Católica, explica cuáles son buenos y cuáles debieras evitar.